Anomalía #012 ·「&entrevista a Tortuganónima」

Tortuganónima: “No es una devolución, es un intercambio”

El pasado viernes 15 de diciembre en el Espacio Cultural Mi Casa el ciclo de bandas math rock Anomalía realizó su edición número 12 que tuvo como protagonista a la banda chilena Tortuganónima, que tocó por primera vez en nuestro país. Con la oportunidad de hacerles una entrevista trataremos de indagar acerca de lo que significa ésta visita para nuestra escena.

Tortuganónima 2
Tortuganónima (Chile)

¿Cómo se sienten con las etiquetas?
Cuando comenzamos a tocar, a lo mejor, la etiqueta era mucho más marcada, pero actualmente, en cuanto a composición y estilo la banda ha tomado otro rumbo que aún  mantiene la esencia math. Hoy en día no sé si la banda es netamente math. Por lo menos ahora en nuestras composiciones nos ocupamos más de pensar en la música que hay que hacer, más que un estilo en particular. También estamos integrando cosas electrónicas, aparatos, entonces estamos variando.

Sería más fácil decir “somos math” y chau, para no tener que explicar nada. Si haces un estilo pareciera que no puedes hacer más que eso, pero al final tampoco vamos a negar que somos math. No hay que ser testarudo en ese sentido.

 ¿Cómo se ubicaron ustedes en el circuito y la escena en Santiago?
Nosotros tocamos desde 2010 pero nuestro primer trabajo fue en 2013. Al principio, hubo una escena post rock grande siempre bien underground y al año empezaron a salir muchas bandas del género. Nos fue difícil encontrar espacios tocando dentro de este género musical.
Hoy en día hay más espacios abiertos en Santiago y en Chile para música instrumental, math rock, post rock, ese tipo. Ahora es más fácil tocar, estamos tratando este año de tocar una vez al mes para que haya un mejor flujo de gente.
Así que a las bandas que recién empiezan a integrarse dentro de la escena, se les hace más fácil, dado lo que las bandas que llevamos un poquito más de tiempo hemos construido.

¿Hay hoy un público conformado de post y math rock en Santiago?
Creemos que sí pero sigue siendo súper de nicho. Incluso bandas que partieron haciendo math rock no persistieron. Se disolvieron, hicieron otros grupos. Apostaron a cosas como el pop, algo un poco más escuchable no tan experimental. Hay otros que por supuesto  son completamente experimentales,  pero son pocos.

Igual aunque el público sea de nicho, que le gusta el math, el post rock, siempre tocamos mezclados. Tocamos con estas bandas del “rock de guitarra”, que nosotros le decimos, que es pop con banda. Hay otras que son de otros géneros: los conciertos son variados y estamos muy metidos dentro de ese circuito. Es cuestión de no cerrarse a compartir con ningún estilo de banda.

El 29 y 30 de Enero van a tocar en Santiago como banda invitada de Toe (banda japonesa icónica del post y math rock a nivel mundial, que además estará visitando Argentina el 25 en Niceto Club). ¿Cómo surgió eso? ¿Qué significa para ustedes?
Nuestro sello se movió ahí harto con ese cuento. Y fue súper bonito de repente ver que la gente de Santiago que está produciendo el evento preguntó por las redes sociales ¿Qué banda chilena te gustaría ver teloneando a Toe? Y salieron muchas, Hélices, por supuesto, que es la otra banda fuerte de math rock en Chile en estos momentos y también mucha gente nos mencionó a nosotros. Entonces hay un apoyo no solamente de parte de nuestro sello, sino también de la gente que nos escucha fruto de la persistencia en los años que hemos estado con este proyecto. A pesar de los contratiempos y de los dos integrantes que se nos fueron en un momento, ha sido súper lindo en ése sentido y por supuesto estamos súper emocionados de tocar con Toe, una de nuestras bandas preferidas.

¿Qué depara para el futuro de Tortuganónima luego de tocar con Toe?
Ahora estamos centrados en componer un disco de larga duración. El miércoles que pasó grabamos un demo, ahora vamos a empezar a pre-producir un poco. Hay muchas ideas que están dando vueltas, queremos ver si resultan. Creo que el próximo año es netamente concentrarse en terminar de componer y grabar un disco para ojalá sacarlo el año próximo.

flyerEl viernes 15 se desató una tormenta a la hora exacta en que nos estábamos trasladando al Espacio Cultural Mi Casa, un agradable centro cultural ya instalado en la escena, donde funcionan diferentes actividades culturales y artísticas, para asistir al Anomalía #012. A pesar de eso hubo una buena asistencia, dada la expectativa que generaba la visita transandina.

Las bandas que participaron de parte de nuestro país fueron tres clásicos del Anomalía: Malviaje, Diente de Oro y archipiélagos, quienes hicieron gala de los que ya son sus hits más temas nuevos. Interesantes visuales proyectadas, sobre todo en Diente de Oro, cubrían los cuerpos de los músicos, lo que ayudó a entrar en clima.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tortuganónima aprovechó esta oportunidad para tocar temas de sus dos LP, el homónimo y Pársec, y también de su reciente EP, Asteral (en donde se puede escuchar el acercamiento que nos comentaron a otros géneros, teniendo incluso una cantante invitada cortando con el rock instrumental).
Lo que caracteriza a esta banda es usar muchos recursos del math, como arpegios de guitarras con una agridulce melancolía y ciertos tiempos irregulares, pero con incorporación de elementos de ambient, noise y post-rock. Utilizan loops para poder agregar mayor cantidad de capas; percusión además de la batería, como shakers; y lo que me llama la atención es como construyen “canciones” math pero con ingredientes post (con litros de reverb y delay) aglutinante, generando climas mucho más densos que me permiten otra conexión emocional con su música; un mayor grado de atención.
Sólo una tortuga blanca estática fue proyectada sobre los cuerpos de los músicos, que tocaron con una energía desmesurada (sobre todo los guitarristas) y casi inédita, agitándose y revoleando sus instrumentos como pocos. Mucho rock.

Hace algunas semanas hice una crónica sobre el festival anual del ciclo en donde tocaron los referentes del género a nivel nacional. Algo similar está ocurriendo en Santiago: varios integrantes de bandas math y géneros afines, incluyendo integrantes de Tortuganónima están organizando el ciclo Sedimento. Su festival anual, el pasado 10 de Septiembre, contó con Tortuganónima, Icor, Hélices, Meridiano de Zürich, La bestia de Gevaudan, La ciencia simple y nuestros Malviaje, quienes se acercaron a Santiago. Es que como anticipé en la crónica del Anomalía Fest, la tendencia de estas bandas es al acercamiento internacional de bandas con un estilo relacionado.

Así, Tortuganónima manifiesta que más que la clásica devolución de fecha, ellos lo viven como un intercambio. Leo en ese sentido una intención de construir una especie de red entre las bandas de este estilo y expandirla a nivel internacional. Por su parte, Malviaje continúa su camino construyendo su internacional math-rockera, anunciando su gira por México, tocando en 7 ciudades. Tortuganónima, habiendo tocado en Estados Unidos y Japón, como bien dicen en la entrevista, apunta a romper con las ataduras de los géneros y estilos, y compartir fechas con bandas que no hacen math, sobre todo dentro de Chile, para no caer en el nicho o la secta.

Indagando sobre la naturaleza material-económica de esta visita y de la banda en general, me contaron que los pasajes para viajar los consiguieron gracias a un fondo para la cultura del estado chileno que se llama Ventanilla Abierta. Les pregunté por las dificultades que tienen los jóvenes chilenos para poder acceder a educación universitaria (Chile tiene la educación universitaria más cara de latinoamérica, lo que ha llegado a ser definido como un exilio para los jóvenes chilenos sin posibilidad de pagarla). Todos estudiaron ya sea gracias a becas, a la plata de sus padres o a créditos con los que se endeudan “como hasta los 40 años”. Además todos trabajan de otras cosas no referidas a la música. Felipe Valdovinos, el bajista, es Ingeniero Industrial y trabaja vendiendo ropa. Coordinar responsabilidades académicas, laborales y la banda es todo un desafío, como lo es para todas las bandas que no llegan a vivir de la música y que deciden ir a contramano del sistema defendiendo su pasión. Toda la plata que ganan trabajando en otros rubros la dedican a equiparse, viajar y convertir a Tortuganónima en una propuesta profesional.

Severo tirón de orejas se merece el estado argentino por solo contar con un mísero descuento de ómnibus (ofrecido por el flamante INaMu), en contraposición con el Ventanilla Abierta chileno que permitió a Tortuganónima tocar en Estados Unidos, Japón y Argentina. Nos jactamos de ser mucho más nac&pop que nuestros hermanos víctimas de gobiernos salvajemente neoliberales y aún así tienen mayor reconocimiento para las escenas de música emergente y underground. Mientras el estado maneje nuestro presupuesto, el pedido de reconocimiento en ese presupuesto para la cultura para nuestra escena es una proclama de justo reconocimiento por parte de la sociedad toda de la necesidad de discursos sonoros emergentes y contra-culturales. Si no tomamos ese reclamo la mano invisible del mercado va a hacernos invisibles a nosotros, forzándonos incluso a desaparecer o mantenernos marginales.

Por Gastón Lema

 

Un comentario sobre “Anomalía #012 ·「&entrevista a Tortuganónima」

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s