Anomalía #013·「YON, TOTS y Hungría」

Dentro de los recitales de la escena emergente de Buenos Aires que suelo cubrir, los del colectivo Anomalía están entre las que más se repiten.

 Es que además de ser bandas de estilos que me gustan, podemos ver siempre un crecimiento y una renovación de su ciclo en vivo que hace interesante acercarse cada vez que algo ocurre. El pasado sábado 17 de marzo nuevamente en Espacio Cultural Mi Casa, casi podríamos decir SU casa, tuvo lugar la edición número 13, de la mano de las bandas YON, TOTS y Hungría.

En el barrio de Balvanera, pero más asociado a la idiosincrasia de los barrios lindantes como Palermo y Almagro, la cita es en Espacio Cultural Mi Casa. La costumbre de salir a la puerta entre banda y banda para poder fumar y tomar aire fresco hace que en la calle se haga presente ese “algo particular” en las maneras de ser, vestir y peinarse del público anómalo. Huele a rock y algo más, eso seguro. Bastan los primero sonidos a que una banda esté por comenzar para que se vacíe la calle y se llene el local, que funciona como centro cultural y como escenario para la presentación de proyectos emergentes. Un gran ventilador nos salva de morir de calor húmedo y la proyección de imágenes sobre lxs artistas es más que suficiente para convertir una presentación de música en una experiencia.


image3

El trío instrumental YON, que recientemente se sumó al colectivo y al catálogo de Anomalía, debutó también para el ciclo en vivo abriendo el escenario esta noche. Interesante instrumentación, contando con batería y, dependiendo el tema, 2 guitarras o guitarra y bajo. De la vereda de lo menos melódico que puede sonar en este colectivo, presentó su math rock crudo y denso, intrigante, y a pesar de no ser tan fácil de digerir a una primera escucha, es de a momentos bailable. Esto es importante. La repetición de tensiones las hace más tolerables al oído no tan acostumbrado a ellas, va disolviendo la tensión acumulada. En el medio del intento de asir motivos y amigarse con ellos, se van desarmando y en su misma descomposición, se forman otros sin interludio o corte mediante. La línea conductora para escuchar esta banda me pareció entonces ese desconocer/descubrir que se da al mismo tiempo a cada momento. Gran autenticidad para esta nueva incorporación del colectivo.

Pueden escuchar aquí el disco “Ciudad de Brujas”, de Yon, grabado, mezclado por Juan Godfrid, baterista de Malviaje y una de los cerebros de Anomalía.


image5

La gran sorpresa de la noche para mí fue TOTS. Partamos de la interesante formación instrumental: Batería, bajo, 2 guitarras, teclado, violonchelo eléctrico. Tratar de clasificar en un estilo la banda sería bruto, tosco, desprolijo. Sin embargo, caeré en la tentación de decir que clara está la influencia del math rock y el post rock, y que el uso de cuerdas en la construcción de ambientes me llevó inevitablemente a Godspeed You! Black Emperor. Sin embargo, la sonoridad del piano eléctrico y del violonchelo le dan un aire a música (¿de cámara?) latinoamericana. Hasta aquí, mi desliz en ponerle nombres que refieren a otra música. Tengo que decir que la palabra “elegante”, que eligió anomalía para presentarlos, le calza muy bien. En la experiencia, desde la construcción de ambientes “con todo el tiempo del mundo” hasta partes más vertiginosas, lxs oyentes pueden dejarse llevar plenamente por las sensaciones que esas texturas ofrecen a los sentidos. Contar con esa variedad de timbres, esa claridad en ejecución, el complejo y detallista manejo de intensidades y dinámicas, hacen de TOTS una de las mejores bandas para ver en vivo en este momento.

Pueden escuchar aquí su disco “Transmigration of the soul” grabado en la ciudad de Buenos Aires en Estudio Paraiso.


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La mejor banda del mundo en este momento, Hungría, fue elegida para cerrar la noche. Esta exagerada declaración responde al hecho de que no sólo no me defrauda en vivo jamás sino que ha crecido su laburo y profesionalismo a pasos agigantados. Viniendo de un receso de actividades luego del viaje-sueño-cumplido que realizó Diego, su guitarrista, por la tan referenciada por la banda Islandia. Sea el viaje, el receso o simplemente el ensayo y el trabajo, es una banda que suena cada vez más ajustada. Las visuales de Milagro de Catamarca cada vez más ensambladas, convirtiendo el set de Hungría (que adoptó la forma, que parece que llegó para quedarse, de tocar todos los temas de un tirón sin cortes) en toda una experiencia. Hay una coherencia estética importante en todas sus partes. Tocaron todos temas correspondientes a su LP y a inéditos que esperamos con ansias para el próximo disco. Como forma tradicional, y a la vez novedosa en su reinvención, de aportar al financiamiento del disco por venir, en la entrada del recital hubo una caja de aportes voluntarios, un crowdfunding fuera de internet para una banda y una generación que se tejió sobre internet.

 

Crónica: Gastón E. Lema

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s